Nueve historias

Escenario 1: Modelo único

Movilización nacional e importancia de la tecnología

Esto es lo que ha sucedido desde el 2013:

Durante los años posteriores al 2015, los servicios públicos de atención primaria sanitaria se han reducido como consecuencia de la crisis financiera y los déficits presupuestarios nacionales. Eso se ha traducido en una reducción de los servicios de atención primaria sanitaria. En definitiva, el sistema de atención sanitaria es tan deficiente que las personas mayores que necesitan atención no reciben los servicios de atención sanitaria necesarios.

El año 2020, después de una preocupante cobertura mediática y presiones de todas partes el país, el Parlamento llega a un acuerdo político. El sistema de servicios de atención debe cambiar –pasando el sistema a estar bajo el control del gobierno. Los nuevos servicios se definen y se basan en dos pilares: dispositivos de asistencia para todas las personas necesitadas, los denominados “equipos de asistencia” (equipo de atención sanitaria), y un sistema de atención sanitaria centrado en la prevención y la salud.

El objetivo de esta transformación es facilitar a las personas mayores de todo el país que puedan vivir una vida independiente en su casa, aunque sean enfermos crónicos y necesiten tratamiento. Los equipos de atención estándar garantizan un mínimo nivel de calidad y seguridad a las personas mayores que necesitan atención, independientemente de donde vivan y de su situación y economía personal.

Cambia el papel de las autoridades locales

Las autoridades locales todavía proporcionan la mayoría de los servicios públicos de apoyo. Sin embargo, los estándares nacionales ahora determinan qué tecnologías domésticas y servicios deben proporcionar las autoridades locales.

Todo el mundo que necesite atención recibirá un “equipo de atención”. Este equipo consiste en diferentes dispositivos de asistencia como sensores corporales, dispositivos de vigilancia y seguimiento que lleva el usuario o que están instalados en su casa (tecnología inteligente doméstica). El uso de equipo de atención puede facilitar la comunicación con la familia, el servicio de atención sanitaria, las organizaciones de voluntariado o el servicio de ambulancias. También permite monitorizar y actuar ante determinadas alarmas. Este equipo de atención y los correspondientes servicios se pueden ampliar si se considera necesario.

El gobierno desarrolla un programa de aprendizaje intensivo para cuidadores sobre cómo adaptar el equipo de atención a las necesidades de los usuarios y cómo funcionan dichos equipos de atención. Todos los profesionales del sector deben completar este programa.

Las autoridades locales son las responsables de escoger e instalar los equipos de atención en los hogares de los usuarios. También se encargan de monitorizar, responder y actuar ante determinadas alarmas emitidas desde el equipo de atención.

yoga07sh

Gregorio

Gregorio vive en una residencia municipal para la tercera edad, porque su estado de salud así lo aconseja. Vivía en una casa vieja, lejana y poco práctica. Asimismo, los resultados de una exploración obligatoria del Alzheimer hicieron patente que en un futuro próximo necesitaría mucha más asistencia diaria. Por eso, aceptó una plaza en dicha residencia.

Debido a su demencia, Gregorio usa nuevos dispositivos como un GPS colocado en sus zapatos. Ahora puede dar tantos paseos como desee, y al mismo tiempo sus cuidadores saben siempre donde se encuentra.

Las personas residentes en la residencia se encuentran en buen estado gracias a muchos controles y a las tecnologías de seguridad. Dichas tecnologías permiten controlar automáticamente los cierres de puertas y ventanas así como la calefacción y la iluminación. Cada residente posee un historial en el que los cuidadores anotan cosas como los patrones de sueño de los residentes con problemas de insomnio mediante pulseras con sensores. Una vez dichos datos se recogen automáticamente y se analizan, los cuidadores pueden detectar fácilmente el estado de salud y las anomalías de comportamiento, y así adoptar medidas preventivas.

Gregorio normalmente va al gimnasio por las mañanas. El resto del día no necesita supervisión, excepto que quiera comer en el comedor común. No tiene contacto con los cuidadores a menos que suceda alguna cosa extraordinaria.

 Gregorio se siente seguro y libre de hacer lo que quiera. A veces se siente incómodo cuando se da cuenta de que está siendo vigilado. Sin embargo, opina que eso no es tan malo si al final puede sentirse seguro en su vida diaria.

 

wp__0003_iStock_000021566030Large

José y Marta

José y Marta necesitan un poco de ayuda en su vida diaria. Sus diferentes necesidades son cubiertas por el equipo de atención que tienen a su disposición. Su hijo y su nuera se encargan del resto, aunque debido a su jornada laboral y el cuidado de los hijos disponen de muy poco tiempo para ello.

Debido a la EPOC, periódicamente se controlan las capacidades de José. José realiza sus ejercicios de rehabilitación respiratoria en su casa y recibe las instrucciones pertinentes a través de la  TV de su comedor. Después de cada ejercicio los datos se envían automáticamente al hospital. Entonces habla con el fisioterapeuta y a veces con el médico a través de su televisión. José siente que ya empieza a familiarizarse con el equipo del hospital, aunque no haya estado allí desde hace 15 meses.

Con el fin de tener todos los gastos cubiertos con respecto a equipamiento para el tratamiento de la EPOC,  José debe completar un programa de formación. No tiene una percepción muy positiva sobre este tema. No obstante, ha cambiado de opinión porque le han proporcionado un nuevo dispositivo para medir y suministrar información sobre su frecuencia cardíaca y volumen pulmonar de una manera comprensible. Considera interesante poder supervisar su rendimiento y controlar su progreso.

Diariamente Marta controla su ritmo cardíaco, su presión arterial y su peso. Ella no se da cuenta de la importancia de estos controles rutinarios hasta que su médico le llama por alguna irregularidad en el electrocardiograma o presión arterial. Eso la conforta. Pero Marta tiene dudas a la hora de tomarse la medicación. Las dosis cambian constantemente, por lo que depende totalmente de su pastillero inteligente con el que su médico le puede prescribir la dosis correcta, y también de la aplicación de su móvil que le recuerda que debe tomársela.

Poco a poco, van reuniendo más equipos, además del equipo de atención, el equipamiento médico para el tratamiento de la EPOC y el pastillero inteligente. José mantiene todo bajo control. De hecho lo hace de manera mucho más estricta de lo necesario. José cuenta con el apoyo técnico municipal si hay errores o cuando no es capaz de entender las actualizaciones de software.

José sabe que existen dispositivos todavía más avanzados de medición y sensores que podrían ser muy útiles para él y para su mujer. Desgraciadamente son demasiado caros para ellos, y por lo tanto deben conformarse con el equipo de atención estándar.

José se siente un poco frustrado. Piensa que el equipo de atención adjudicado está un poco obsoleto, y que existen ya otros equipos que se adaptan mejor a sus necesidades y vida personal y las de su mujer. En cambio, Marta está encantada con el equipo y se siente muy  afortunada de que su marido pueda guiarla y ayudarla a usarlo.

 

wp__0004_anne-berit05sh

Montserrat

Montserrat se encuentra mucho mejor después de la factura del cuello femoral que sufrió el año pasado. Ha podido seguir un programa de rehabilitación intensivo en el centro de rehabilitación local y también en su casa, el cual ha sido muy efectivo.

En su casa tiene instalados detectores de caída en cada habitación como parte del equipo de atención. Montserrat opina que eso hace que aumente su sensación de seguridad. El servicio de vigilancia sanitaria local tiene acceso mediante vídeo y audio a todas las habitaciones de la casa, siempre que los detectores de caída alerten de algún problema. Eso los permite ver a Montserrat y hablar con ella y por lo tanto valorar si hay que ir a su casa para ayudarla.

Montserrat siempre se ha mostrado un poco reticente con el hecho de tener cámaras instaladas en su casa. Pero se ha dado cuenta de que es la mejor manera de estar segura en su propia casa. Ella confía en que el equipo sólo se active en el caso de que haya sospecha de caída.

Tras su operación, Montserrat necesitó más ayuda con los trabajos domésticos. Contrató a un abogado especializado en temas legales relacionados con las personas mayores con el fin de asegurarse de que recibía por parte de la autoridad local toda la ayuda a la que tenía derecho. Entre otros servicios, la autoridad local le proporcionó los servicios de un/a trabajador/a doméstico/a, que una vez a la semana realizase los trabajos de casa y le ayudase con la compra. El/la trabajador/a doméstico/a se encargaba de anotar todo lo que realizaban en su móvil inteligente, incluida la lista de la compra, enviando dicho al servicio de atención municipal. De esta manera el/la trabajador/a doméstico/a informaba y registraba todo lo “realizado” para cada paciente durante sus visitas, pero ahora Montserrat ya casi está recuperada y pronto no necesitará más ayuda doméstica.

Montserrat está en contacto con sus hijos y nietos a través de email y chat. Pero no le gusta mucho estar sentada mucho rato ante la pantalla de un ordenador.

Montserrat está contenta hasta cierto punto. Se está recuperando rápidamente pero todavía no está acostumbrada a la tecnología que le proporciona el equipo de atención. Todavía se siente incómoda pensando que la puedan observar sin que ella se dé cuenta de ello. Pero por otra parte a menudo se siente sola y ha tenido pequeños “accidentes” para poder así llamar al personal sanitario, incluso cuando el problema no es muy grave.

Temas que hay que tener en cuenta:

  • ¿Hay que tomar medidas a nivel nacional para que se incremente de manera significativa el uso de tecnología en el sector de la atención sanitaria? ¿Cómo deberían hacerlo los gobiernos?
  • ¿Qué oportunidades y retos tienen las personas mayores que se encuentren en la situación descrita en el escenario del modelo único?
  • ¿Están de acuerdo las autoridades locales preparadas para ejecutar y poner en funcionamiento la nueva tecnología con los nuevos estándares nacionales?

¿Cuáles son los retos más importantes a los que se enfrentan las autoridades locales en la situación descrita (competencias, costes, actitudes, otros)? ¿Cómo pueden vencer estos retos?

 

Escenario 2: Libertad de elección

Concurso abierto.

Eso es lo que ha sucedido a partir del año 2013:

Después del año 2015, ha emergido un nuevo clima político. Los servicios públicos están casi colapsados a causa de los recursos económicos limitados y la débil gobernanza local en muchos municipios. Ahora, las maneras alternativas de organizar el sistema del bienestar influyen en el debate público.

El año 2020, el sector de atención municipal se liberaliza en todo el país. Al mismo tiempo, el Parlamento establece un sistema en el que los incentivos van a parar directamente a las personas que necesitan atención. Todas estas personas tienen derecho a ayudas según su estado de salud. Cada persona puede usar estas ayudas financieras –a veces combinadas con sus finanzas personales- para contratar los servicios que ellos quieren y necesitan.

La autoridad local como actor del mercado

La responsabilidad de la autoridad local es ahora garantizar la existencia de una adecuada cartera de servicios de atención (según los estándares nacionales o superiores) de las personas que residen en el municipio.

Muchos ayuntamientos han cerrado los servicios de atención local; otros, en cambio, proporcionan todavía servicios de atención y compiten con operadores privados. Aquellos ayuntamientos que ha sido capaces de crear un entorno profesional y de trabajo excelente son los que tienen más éxito. Eso hace que sean competitivos tanto como empleadores y como proveedores de servicios.

yoga07sh

Gregorio

Debido a su demencia, Gregorio no puede contratar servicios sanitarios por sí mismo. Por lo tanto, la autoridad local asume la responsabilidad de las ayudas financieras gubernamentales a las que tiene derecho, y se asegura que reciba la atención sanitaria apropiada.

Primero, la autoridad local lo traslada a una residencia gestionada por una empresa internacional. Esta empresa ofrece precios muy competitivos y puede ofrecerle una habitación sencilla y muy vigilada. Las alertas se transfieren a un servicio central en el caso de que se detecte algún problema. Pero los precios bajos son sinónimo de estándares bajos. A menudo hay recurrentes problemas técnicos, la residencia cuenta con poco personal y ofrece pocas actividades sociales y encuentros informales. Gregorio se siente aislado y cada vez menos activo, y su salud mental y física se está deteriorando.

Dicha residencia se cierra cuando la empresa se retira del mercado nacional, habiendo que trasladar a todos sus residentes.  Como  Gregorio no cuenta con el apoyo de nadie, se le incluye en un puesto prioritario en la lista de acceso a uno de los centros municipales para  tratamiento de la demencia.

Allí las condiciones sanitarias son excelentes. Las áreas públicas así como las habitaciones privadas y baños se limpian diariamente. En su habitación, mediante un servicio de megafonía, se le recuerda cuándo se sirve la comida, cuándo se organizan actividades, cuándo debe ir a dormir, etc. Gregorio no tiene mucho contacto con el personal. Gracias a estos recordatorios, Gregorio se las apaña muy bien.

Últimamente, sin embargo,  Gregorio tiene algunos problemas. Debido a su demencia, no es capaz de explorar todas las opciones. También debe cambiar de residencia, y eso le crea una gran preocupación. Por suerte, la autoridad local se ha asegurado que él esté en un buen lugar. Sólo hay que esperar que el centro esté bien gestionado y que no  tenga que trasladarse  de nuevo.

 

wp__0003_iStock_000021566030Large

José y Marta

Hace algunos años, José y su mujer decidieron comprar una gran casa, junto con otras dos parejas. La razón fue que su hijo y su familia se habían mudado a otra parte del país.

Juntos contrataron un servicio de atención y de enfermería. Así José y Marta pueden llamar a la enfermera Sonia siempre que la necesiten. Es una gran experta y mantiene contacto continuo con la mayoría de los hospitales de los alrededores.

Si José necesita a un médico, primero contacta con su médico de cabecera vía correo electrónico. Su médico conoce muy bien todo lo que hace referencia a la enfermedad de EPOC que padece José, y sabe cómo aconsejarle. Si es necesario, el médico pide al hospital más cercano que le ayude, ya sea en su casa o en las propias instalaciones hospitalarias.

La conexión en Internet es un elemento tecnológico muy importante que tienen José y Marta así como los otros habitantes de la casa. Se comunican muy a menudo con sus familiares y amigos, que viven en otros lugares, a través de su televisión. José y Marta son muy activos en las redes sociales, y mantienen contacto con otras personas que sufren EPOC y enfermedades cardíacas, el club de jubilados, así como con su hijo y nietos. También usan la televisión para comprar y ver películas clásicas. José a veces se enfada con muchos de sus amigos y colegas porque sólo usan Internet para escribir emails y navegar. Espera que pronto se den cuenta de que Internet les ofrece muchas y mejores posibilidades.

José está entusiasmado con su teléfono inteligente. Siempre actualiza las nuevas aplicaciones para el móvil y los sensores. Cuando lee algo sobre un sensor o una aplicación que considera que puede ayudarlo a controlar mejor su enfermedad, pide consejo a su médico para que le deje probar el nuevo equipo. Ha encontrado y testeado muchos dispositivos que son tan buenos que su médico y otros pacientes los usan ahora periódicamente.

Marta pasea por los alrededores y lo hace porque se siente segura. Su marido le acompaña en raras ocasiones. Él está físicamente peor que ella. José hace poco le compró un reloj que permite localizarla y avisarlo en el caso de que se caiga.

José y Marta están contentos con su vida social y con la atención que reciben. A través de un programa de tratamiento médico remoto, la enfermedad de José está bien controlada. Sin embargo, José y Marta echan de menos a su hijo y sus nietos. Son conscientes de las limitaciones de estar en contacto con ellos a través de Internet, pero aun con eso, piensan que es una herramienta muy útil.

 

wp__0004_anne-berit05sh

Montserrat

Montserrat vive sola y ha sufrido un poco de ansiedad. Hace un par de años, empezó a usar parte de sus ahorros para tener más vida social. Ahora ha contratado una persona que la visita dos veces a la semana. Es de Colombia y se llama Gladys. Montserrat la conoció el año pasado. Había cambiado de agencia porque era muy cara y poco fiable a la hora de recordarle las citas y el pago de las facturas. Gladys, en cambio, es muy fiable y eficiente y Montserrat piensa que encajan muy bien.  Gladys le ayuda con los trabajos domésticos, pero a menudo también la acompaña a pasear, a tomar un café, a ver una exposición, etc.

Si Gladys encuentra alguna cosa que considera que puede ser útil para Montserrat, como un detector de caídas o un buzón virtual, se lo muestra. Pero algunas de las sugerencias de Gladys no han sido muy útiles para Montserrat, como por ejemplo una banda adhesiva para controlar su ritmo cardíaco o una lavadora completamente automática… La hija de Montserrat no quiere que compre todo el que le recomienda Gladys. Su hija piensa que Gladys quizás consigue alguna comisión por cada venta, y que no siempre mira por los intereses de su madre.

Tras caerse el año pasado, Montserrat encontró un servicio de rehabilitación del que tenía buenas referencias gracias a las opiniones de otros clientes en Internet. Poco después contrató este servicio, que le envió una máquina de ejercicios que registraba todos los ejercicios realizados. Una pantalla le mostraba lo que debía realizar y le indicaba sus progresos; también elaboraba un informe final del día de trabajo. Este servicio también le dio la oportunidad de participar en clases en línea con otros clientes, muchas veces a la semana.

Recientemente, Montserrat se ha registrado en una web de citas en línea. Fue Gladys quien le habló de que había un punto de encuentro en Internet para personas mayores, y que podía ser muy divertido si cumplía algunas reglas de comunicación. ¡De hecho, ya chatea con un “pretendiente”! Pero a veces ella no entiende el significado de los mensajes breves que le envía y por eso todavía no lo quiere conocer en la vida real, y además tampoco le ha hablado a su hija sobre el tema.

Montserrat disfruta de una buena situación. Tiene una sólida economía personal, es capaz de escoger entre diferentes servicios del mercado, y también tiene una hija que puede ayudarla. Pero le molesta un poco tener que estar buscando constantemente nuevos servicios, cambiarlos y asegurarse de que no la engañan y acaba comprando productos que no necesita.

Temas que hay que tener en cuenta:

  • ¿Cómo la autoridad local puede ser un actor atractivo en el entorno competitivo?
  • ¿Cómo puede un mercado abierto influir en el uso de la tecnología por parte de los actores del sector de atención sanitaria? ¿Y en el caso de la autoridad local?
  • ¿Impulsará un mercado de los servicios de geriatría una tecnología útil y aplicable para la mayoría de personas? ¿En qué áreas? ¿Para quién? ¿Quién se beneficiará de ello?
  • ¿Se plantean retos o dilemas éticos junto con el creciente mercado tecnológico de consumo para personas mayores? ¿Cómo se pueden superar estos retos?

 

Escenario 3: Comunidad voluntaria

Movilizar a las personas mayores, sus familias y la comunidad.

Eso es lo que ha sucedido desde 2013:

Después de muchos años de unos servicios públicos de atención sobrecargados, el gobierno establece el año 2020 el programa La comunidad para las personas mayores, con el objetivo de movilizar a las personas mayores y los voluntarios en todos los municipios. La idea es animar a las personas mayores sanas, sus familiares, vecinos, organizaciones benéficas y otros voluntarios para impulsar a nivel nacional que se aligere la sobrecarga de los servicios de atención. El programa introduce nuevos tipos de ayudas financieras, como por ejemplo financiación de proyectos de voluntariado dentro de los municipios. El programa también pretende estimular muchas otras iniciativas surgidas de la base por parte de la comunidad local, escuelas, organizaciones de voluntariado, etc.

Al mismo tiempo, un número creciente de municipios deciden abrirse a un mercado abierto de nuevos operadores de servicios de atención. Todas estas nuevas empresas deben satisfacer los altos estándares nacionales de calidad y dignidad. Ahora también las empresas extranjeras pueden ser homologadas como proveedoras de servicios de atención en todos los municipios.

Asimismo se evidencian algunas nuevas tendencias. Las personas mayores, más a menudo que antes, comparten recursos y gastos de vivienda, atención sanitaria y apoyo en las tareas diarias. La información tecnológica se usa para coordinar la oferta y la demanda de los recursos de voluntariado como por ejemplo apoyo informático, trabajos domésticos, o servicios de chófer.

El papel importante de la autoridad local

Las autoridades locales son responsables de garantizar que existe un servicio de asistencia sanitaria apropiado para sus ciudadanos, incluyendo la monitorización de la calidad del servicio proporcionado. Las autoridades locales están obligadas a proporcionar algunos servicios sanitarios, gestionar las licencias de los operadores privados y movilizar la coordinación de las organizaciones de voluntariado.

yoga07sh

 Gregorio

El ayuntamiento del municipio donde vive Gregorio le ha ayudado a encontrar una plaza en un centro privado de atención a pacientes con demencia. Gregorio tiene su propia habitación con baño y disfruta de las instalaciones comunes para actividades sociales, como el bar y un bonito jardín. Como a Gregorio le gusta el jardín, su necesidad de dar largos paseos ha disminuido.

Gregorio siempre lleva puesto un reloj con un sensor de seguimiento. Si él se aleja más de 500 metros del centro donde reside, se activa la alarma. La alarma va dirigida en primer lugar a una red de un grupo de voluntarios de búsqueda y rescate, junto con el personal de atención sanitaria. La persona más próxima que esté de servicio activa la alarma e inmediatamente actúa. La última vez que Gregorio se fue a hacer un largo paseo y se perdió, una persona del grupo de busca pudo llamarlo y guiarlo para regresar en el centro mientras hablaba con él a través del teléfono ha instalado en el reloj, aunque Gregorio estaba un poco confuso y no entendía de dónde venía aquella voz que escuchaba. Por suerte, esta vez no tuvo que intervenir el grupo búsqueda y  rescate.

Todo el centro tiene instalada tecnología inteligente doméstica que permite garantizar la seguridad de los residentes. El centro tiene poco personal que se encarga de gestionar las tareas más complicadas e importantes. De esta manera, los familiares desempeñan un papel clave con respecto a los servicios de atención y se reúnen periódicamente con el grupo de apoyo del centro.

Las salas comunes y el bar están abiertos a todo el mundo y se convierten en un lugar de encuentro de los jubilados que viven cerca del centro. Allí se realizan muchas actividades. A cambio de menús a muy buen precio, las personas mayores voluntarias ayudan en los trabajos de cocina, de limpieza, de organización de actos culturales o viajes, cursos, etc. Este sentido se nota mucho la influencia en el centro de las personas mayores activas, más que la de los pacientes que viven allí.

Aunque Gregorio se encuentra con gente cada día durante las comidas, le gusta estar solo. Participa en pocas actividades organizadas. Disfruta mucho durante las visitas organizadas de escolares a la residencia.

 Gregorio se siente seguro, pero solo. Su  ayuntamiento le ha encontrado una plaza en una residencia, donde puede disfrutar de mucha libertad. Su demencia, sin embargo, le limita mucho a la hora de disfrutar de las actividades sociales y de unirse por propia iniciativa a este tipo de actividades.  Gregorio está solo la mayoría del tiempo, porque no tiene familiares cercanos que lo puedan ayudar.

 

wp__0003_iStock_000021566030Large

 José y Marta

José y Marta viven con su hijo y su familia. Les ayudan mucho en sus tareas diarias, por las que reciben una serie de beneficios por parte de su ayuntamiento. Como su hijo y su nuera trabajan todo el día, sólo pueden ayudarlos por la mañana y por la noche.

El estado de salud de José no le permite salir mucho y relacionarse con otras personas. Marta todavía se encuentra en relativa buena forma y puede ir a hacer la compra diaria, hacer ejercicio y relacionarse con los vecinos.

José usa muy activamente las redes sociales. Él participa, entre otros, en la comunidad en línea para personas mayores de su ayuntamiento, donde ayuda a otras personas a escoger y usar la nueva tecnología. Sus respuestas de José son muy valoradas allí. Siempre está ocupado. Las horas que pasa ayudando a otras personas son intercambiables y le permiten obtener otro tipo de ayuda como trabajos domésticos o visitas (él y su mujer) a la residencia de ancianos municipal una vez a la semana.

De camino a la compra, Marta comprueba cómo se encuentran tres de sus vecinos. Ella marca “Ok” en una aplicación de su móvil si ve que sus vecinos se encuentran bien. El otro día, sin embargo, no supo qué hacer cuando vio que uno de sus vecinos se había roto la cadera. Activó el botón de alarma de su aplicación de móvil, y pronto pudo hablar con alguien que la tranquilizó y le dio instrucciones de lo que debía hacer. La ambulancia tardó sólo cinco minutos a llegar. Marta se siente feliz de poder ayudar a sus vecinos, pero también valora mucho el obtener a cambio una hora de limpieza gratuita por proporcionar dicho servicio.

José sigue un programa de ejercicios de rehabilitación respiratoria para personas con EPOC. Es capaz de controlar su progreso vía un teléfono inteligente conectado a unos sensores corporales que controlan la sesión de ejercicios y su pulso. José comparte los resultados con su fisioterapeuta, quien revisa continuamente su programa. El hijo de  Gregorio también tiene acceso a los resultados y le anima en su progreso. Aunque Gregorio no se encuentra muy cómodo con el control de su hijo aunque valora mucho que le apoye. José se siente más en forma y es capaz de enfrentarse a su enfermedad mejor que antes.

José se conecta a Internet lo que lo mantiene muy activo. A pesar de su mala salud física, José comparte sus habilidades tecnológicas. Tiene un papel clave en la comunidad. José no tiene ni tiempo ni energía para socializar más de lo que ya lo hace. Marta visita a sus vecinos diariamente de camino a la compra, y así comprueba su estado de salud. Quizás algún día, ella se encontrará en su misma situación.

 

wp__0004_anne-berit05sh

Montserrat

Montserrat se ha mudado a un edificio de apartamentos de personas mayores en el centro de su ciudad. Montserrat socializa diariamente con sus vecinos y otras personas jubiladas que viven cerca. Organizan diferentes actividades sociales, salidas, etc. Los vecinos han ayudado a instalar dispositivos inteligentes y monitores para controlar todo el edificio de apartamentos. También han contratado servicios domésticos, servicios de mantenimiento del edificio, fisioterapia y apoyo tecnológico. Montserrat usa la televisión para comunicarse vía vídeo y el chat de voz para estar en contacto con su familia. Es un usuario activo de las redes sociales lo que le permite mantenerse en contacto con sus amigos, estar al día de las noticias y de las comunidades de las cuales es miembro.

Hace muchos años, Montserrat había usado detectores y sensores corporales integrados en su ropa. En el caso de una caída, comportamiento irregular o mediciones corporales anormales, se activaba una alerta. Dicha alerta se enviaba automáticamente a la persona más próxima de guardia más capacitada para resolver el incidente. Sus vecinos han establecido un plan para tratar de resolver los incidentes más leves. Siempre están cerca y pueden llamar a una ambulancia o un profesional sanitario si es necesario. Las mediciones médicas graves se envían directamente al profesional sanitario. Cuando Montserrat resbaló en el baño el año pasado, rápidamente la ayudaron. Ciertamente fue un poco incómodo que fuese Pedro, su vecino, quien la encontrara en aquella situación.

Tras la fractura del cuello femoral, hizo la rehabilitación con un servicio de fisioterapia, ofrecido por estudiantes de fisioterapia voluntarios, contratado ella y sus vecinos. La capacidad para medir el efecto de dichos programas de rehabilitación permite a los estudiantes recopilar bastante información con vista a mejorarlos y adaptarlos.

Montserrat está muy feliz. Se siente afortunada de formar parte de una red social que funciona tan bien. Su rehabilitación va muy bien. Su actual propósito es ser capaz de subir y bajar las escaleras de su apartamento. Lo único que le preocupa es cómo y dónde se usa la información sobre su estado de salud.

Temas que hay que tener en cuenta:

  • ¿Pueden las nuevas tecnologías facilitar la existencia de buenas comunidades? ¿Cómo y para quién?
  • ¿Pueden las nuevas comunidades, junto con las nuevas tecnologías, mejorar la vida de las personas mayores? ¿Pueden aligerar el sistema público de salud? ¿Cómo o por qué no?
  • ¿Cómo se puede conseguir movilizar a las personas mayores y a otros grupos sociales para satisfacer las necesidades de las personas mayores? ¿Existe la necesidad de una tecnología que desempeñe dicho papel y que logre conseguir que se movilicen? Si la respuesta es positiva, ¿cómo?
  • ¿Se plantean retos o dilemas éticos debido a la movilización de voluntarios en una comunidad voluntaria? ¿Cómo se pueden superar estos retos?